La nueva imagen demócrata con Jimmy Carter

Amparo Guerra; Gonzalo Sichar - 2008

Sugerido por: Xavier

No sólo por la exitosa consecución de etapas de una carrera presidencial cada vez más dilatada en términos de recorrido y financiación, las lecciones que Jimmy Carter, perdedor de una de las reelecciones más complejas nuestro tiempo, ha legado a los que le siguieron, en estilo y liderazgo de la emoción no son en ningún modo desdeñables. Minuciosa planificación, discursos plenos de sentimiento religioso y populismo mediático con el que supo ilusionar a “la otra America” y devolver a su partido a la Casa Blanca tras diecisiete años de ausencia, recorriendo estados, multiplicando mítines y encuentros, y recuperando definitivamente los debates para la moderna dinámica electoral. Formación autodidacta, creencias y una personalidad a veces obcecada que pueden seguirse en proyectos como la fallida aprobación del tratado SALT II, para una imagen pública que ha mejorado con éxito Bill Clinton, y que podemos observar en el “efecto Obama” del nuevo desconocido- Iowa fue igualmente el primer triunfo ascendente del georgiano. Historia viva y herencia que este octogenario embajador y mediador no ha dejado de proporcionar en misiones internacionales con sus comprometidas declaraciones y el incansable trabajo del Carter Center por la concordia y la paz mundial.


Han dejado comentarios