El manual del dictador. Por qué la mala conducta es casi siempre buena política

Bruce Bueno de Mesquita y Alastair Smith - 2013

Sugerido por: ACOP

¿Por qué muchos dirigentes que han arruinado a sus países se mantienen tanto tiempo en el poder? ¿Cómo puede ser que países ricos en recursos tengan a gran parte de la población en la pobreza? ¿Por qué las autocracias tienen unas políticas económicas tan funestas? ¿Por qué a las democracias se les da tan bien la guerra? Desde hace dos décadas, y tras examinar los éxitos y fracasos de autócratas, demócratas y jefes ejecutivos, los politólogos Bruce Bueno de Mesquita y Alastair Smith han determinado que los líderes están dispuestos a hacer cualquier cosa para mantenerse en el poder. Tampoco se han olvidado de realizar un análisis de las grandes empresas y de sus presidentes, del Tea Party o de las guerras recientes. Por simple que pueda parecer este punto de vista, revela la lógica de la política y explica casi todo lo que necesitamos saber acerca de cómo son dirigidos los países y las empresas.

Reseña

Poderosos, solitarios, temidos odiados e incluso amados son los dictadores. Sobre ellos, sobre quiénes fueron y son capaces de legitimar su poder en el miedo, en el desconocimiento, en la ‘baraka’ trata el trabajo de más de dos décadas de Bruce Bueno de Mesquit y Alastair Smith. En esta obra, encontramos una suerte de diez claves para eternizar una dictadura. Es un texto en el que se plantean cuestiones como por qué aguanta el pueblo, cuáles son la razones de las extrañas alianzas que se forman entorno a quienes son capaces de subyugar la voluntad de todo un pueblo o qué palancas emplea el poder para perpetuarse. Es, definitiva, una reflexión para tratar de entender cómo se mueven los hilos cuando el poder no está en la ciudadanía. Tras examinar los éxitos y fracasos de autócratas, demócratas y jefes ejecutivos, los politólogos Bruce Bueno de Mesquita y Alastair Smith han determinado que los líderes están dispuestos a hacer cualquier cosa para mantenerse en el poder. No olvidan tampoco el mundo de la empresa y las organizaciones, cuyos de cuyos primeros ejecutivos basan en las mismas pautas el ejercicio del mando.


Han dejado comentarios